LIMPIEZA DE COCINAS. ¿POR QUÉ UTILIZAR PRODUCTOS ESPECÍFICOS?

LIMPIEZA DE COCINAS. ¿POR QUÉ UTILIZAR PRODUCTOS ESPECÍFICOS?

Que nuestra cocina sea siempre limpia y en orden es sin duda un tema que nos interesa a todos: es el lugar donde apoyamos y manipulamos comida, por lo tanto, es necesario que estas superficies se encuentren siempre en condiciones de limpieza e higiene óptimas. Para alcanzar este objetivo tenemos tres poderosos aliados que son el friegaplatos, el quitagrasas y el limpiador de vitrocerámica. Muchas veces, hablando con los clientes en la tienda, observamos que en su casa cado uno utiliza estos productos un poco como le parece: no es infrecuente que alguien limpie la vitro con el detergente para platos, o algún plato especialmente incrustado con el quitagrasas…esto no es incorrecto, por supuesto, es parte de nuestra rutina diaria y está claro que cada uno en casa puede, y debe, utilizar lo que mejor le funcione. Lo que los tres productos tienen en común es que son capaces de arrastrar y eliminar suciedad…, pero vamos a ver más de cerca las características individuales de estos buenos amigos nuestros 😉 El friegaplatos, como es sabido, es un lavavajillas manual. Su función es eliminar la grasa y además, gracias a sus especiales componentes que facilitan el escurrido, permite un acabado final con brillo.   El quitagrasas, tal como su nombre indica, es un producto que sirve para eliminar la grasa; permite realizar una limpieza más profunda para eliminar la grasa incrustada o suciedad de cualquier superficie. Una cosa importante a tener en cuenta, es que se puede utilizar sobre superficies de aluminio.   El limpiador de vitrocerámicas hace la misma función que el quitagrasas, pero, debido a su formulación específica, está especialmente enfocado...

¿PIEDRA DE ALUMBRE O DESODORANTE?

En los últimos años un producto nuevo y totalmente revolucionario ha llenado las estanterías de muchos comercios: un desodorante natural de origen mineral popularmente conocido como piedra de alumbre. Desde entonces la opinión pública se ha dividido: para algunos es el desodorante natural ideal, para otros en cambio sigue siendo tan peligroso como los desodorantes convencionales que se pueden encontrar en supermercados y perfumerías. Empezamos con decir que realmente lo natural es sudar, que nuestra piel pueda transpirar para regular la temperatura corporal…afortunadamente la época en la que los desodorantes buscaban bloquear la sudoración de la piel actuando como “tapón” de los poros que realizan esta fundamental función, se van acabando. Lo que hoy en día buscan los desodorantes, tanto convencionales como la piedra de alumbre, es eliminar o paliar el mal olor que muchas veces acompaña la sudoración. Hablando de desodorantes y efectos que pueden tener sobre nuestra salud, la atención se centra en los efectos del aluminio, componente fundamental de todas las tipología de desodorantes. “El aluminio en desodorantes ha sido relacionado con el cáncer de mama, se le ha acusado de ser disruptor endocrino, incluso de tener relación con el Alzheimer. Circulan bulos al respecto, pero no hay datos que prueben nada”, asegura la OCU. El Scientific Committe on Consumer Safety (SCCS) emitió una opinión sobre la seguridad del aluminio en cosméticos en la que admite que, “debido a la falta de datos adecuados sobre la dosis de penetración dérmica en usos cosméticos, no puede realizarse una una evaluación del riesgo”. La mayor parte del aluminio que entra en nuestro organismo viene a través de la dieta. Se estima que ingerimos...