Juntos pero no revueltos: ¿cómo lograr una unión de objetivos, pero conservando cada cual su propia identidad?

Lo primero que nos viene a la cabeza cuando vemos una cadena de tiendas que tienen todas el mismo nombre y los mismos productos es que se trata de una franquicia. En 4eco nos gusta hacer las cosas de forma diferente, por lo tanto, a la hora de plantear la organización interna de nuestras tiendas, decidimos que ser franquicia no estaba del todo en línea con nuestra filosofía. Es verdad que la franquicia es una forma muy eficiente de funcionar, porque hasta quien no tiene ninguna experiencia puede aprovechar el conocimiento ofrecido por el franquiciador, quien proporciona todo lo necesario para arrancar el negocio. A cambio de eso y dependiendo de las cláusulas acordadas entre las dos partes, muchas veces hay que cumplir condiciones muy estrictas si no se quiere caer en penalizaciones muy caras.

En 4eco en cambio hemos logrado el equilibrio entre la independencia y la necesidad de organización de unas tiendas que, teniendo que ofrecer un servicio al público, necesitan funcionar como un reloj…. Parece imposible, pero hemos conseguido que cada uno sea dueño de su negocio, aun estando arropado por el resto de miembros de nuestra comunidad. Compartimos una filosofía ecológica y la costumbre de trabajar siempre con la sonrisa, pero tenemos amplia libertad en los aspectos más importantes de un negocio. No hay requisitos obligatorios cuanto a elección, emplazamiento y decoración del local: por eso las tiendas 4eco son una distinta de la otra, porque se han decorado con las ideas, recursos y cariño de cada uno. No hay obligación de emprender campañas de marketing si no se considera necesario: cada tienda se auto regula, aunque siempre puede acudir a la central para recibir consejo y asistencia. Compartimos los mismos productos a granel, que se pueden encontrar exactamente iguales en todas las tiendas de España, pero no hay obligación de pedidos mínimos ni de tener todos los productos del catalogo: si una tienda ve que en su zona un producto no tiene salida, simplemente deja de tenerlo.

Sin duda alguna,  son más las cosas que nos unen que las que nos separan: hablamos cada día entre todos y todas, comentando alegrías y buscando soluciones a los pequeños problemas del día a día; ponemos en común las ideas que se nos ocurren, avisando a los demás de las novedades; realizamos entre todos el material gráfico y fotográfico que aparecerá en nuestros folletos, catálogos, etc. Las tiendas cercanas se echan un cable mutuamente a la hora de tener el stock siempre completo y actualizado.

Resumiendo: ¡Nos lo pasamos en grande! Porque en 4eco trabajamos juntos, pero no revueltos ;)