El otro día una señora vino por primera vez a una tienda 4eco para probar los productos y, a la pregunta sobre cómo nos había conocido, nos contestó que fue por el aroma de la colada de la vecina.

Resulta que su vecina, otra clienta nuestra, había tendido su colada en la terraza aprovechando una mañana de sol, y que el aroma de su ropa había llegado hasta la cocina de su vecina, la cual, sorprendida por tan agradable perfume, había ido a su casa para preguntarle que productos estaba utilizando.

Esta historia es real y refleja la importancia que los aromas tienen en nuestras vidas.

En las tiendas 4eco aconsejamos a diario a los clientes sobre el producto más adecuado para satisfacer el gusto de cada uno en el tema de permanencia del aroma en la ropa después del lavado: ¡no hay dos personas que quieran lo mismo! 🙂 Algunos prefieren que la ropa no huela a nada, otros que huela intensamente, otros que siga oliendo incluso después del secado… Afortunadamente en 4eco estamos formados para satisfacer todas estas necesidades y vamos a explicar brevemente cómo conseguirlo.

Empezamos con decir que todos los perfumes son volátiles, y se van diluyendo con el ambiente y el tiempo, y son muchos los factores que hacen que su aroma se pierda más o menos rápido… En teoría, si al sacarla de la lavadora se pusiese la ropa en una bolsa al vacío completamente, al cabo de un año se podría abrir la bolsa, y el perfume permanecería allí intacto, porque la estanqueidad lo habría aprisionado.

Naturalmente esto en la realidad no es posible, y el perfume que suele permanecer en la ropa suele ser el del suavizante (para quien lo utiliza, claro) porque entra en contacto con la ropa en la última fase del lavado. La permanencia de este aroma en nuestra colada depende de muchos factores. Solo por mencionar algunos:

– La cantidad de ropa que se lava;

– Si la ropa estaba muy sucia o poco sucia;

– Si se ha tendido nada más acabar la lavadora o esperando unas horas;

– Si la ropa se ha secado en secadora, al aire libre o en espacio cerrado;

– La temperatura del secado;

– Si detergente y suavizante tienen el mismo aroma.

Con respecto a ese último punto, hay que observar que, en los lugares de compra convencionales -como por ejemplo en los supermercados- el detergente y el suavizante suelen ser de marcas y también de olores distintos: esto puede ser negativo para los amantes de los perfumes porque, si se usan dos perfumes diferentes, puede ser que uno neutralice el olor del otro, quedando la prenda sin olor perceptible.

En 4eco, escuchando a nuestros clientes, podemos proporcionar muchas soluciones para que cada uno tenga la colada exactamente a su gusto:

  • Tenemos detergentes y suavizantes completamente neutros para quien no ama perfumar su colada;
  • Podemos perfumar el detergente con hasta 20 aromas distintos y proporcionar el suavizante neutro para quien desea solo un tenue aroma que se vaya después del secado
  • tenemos la opción de perfumar tanto el detergente para ropa como el suavizante con el mismo aroma para quien adora los aromas intensos que permanecen mucho tiempo en la ropa: la acción conjunta del aroma del detergente más el aroma del suavizante permite que aroma que impregna la ropa después del lavado sea mas duradero, sin por eso gastar más suavizante.
  • Tenemos además una amplia gama de ambientadores en spray expresamente formulados para no dañar los tejidos que irán genial en vuestros armarios, pero también en cortinas, alfombras y sofá de telas…

Para acabar ya con este largo listado, un último factor a tener en cuenta es la percepción: a efectos prácticos y reales si la intensidad de un perfume es muy baja, se percibe menos, y por lo tanto, llega antes el punto en el que ya no lo olemos. Afortunadamente en cada tienda 4eco habrá siempre una persona experta y dispuesta a aconsejarte, ayudándote a elegir entre nuestra amplia gama de hasta 20 fragancias distintas que incluye desde aromas muy delicados hasta olores muy intensos que permanecen en tu colada días, semanas o meses…que sean florales o cítricos, frescos o frutales, lo importante es que cada uno esté a gusto, porque se sabe: a través de los olores construimos los recuerdos afectivos más profundos de nuestra vida.