Cuando se espera un bebé es usual empezar a lavar la ropita y todos los complementos (toallas, sabanas, baberos y demás) que  tendrán que estar listos para cuando el pequeño haya llegado. Sin embargo, muchas mamás y papás tienen dudas sobre cuál es la mejor forma de lavar las prendas que están en contacto con la delicada piel de su hijo.

Vamos a continuación a dar unos sencillos consejos que os harán salir de dudas.