La magia de la Navidad ya está en el aire, podemos notarla gracias a las luces y a las decoraciones que aparecen en comercios y espacios públicos… ¿Cómo no pensar entonces en los regalos que haremos a nuestros seres queridos?

Un elemento importante de cada regalo es el packaging, o lo que es lo mismo, el envoltorio o la bolsa que lo contendrá hasta el momento de abrirlo. El packaging dice mucho de nosotros: si somos atentos y detallistas, o si en cambio hemos cogido lo primero que hemos encontrado. Desde el punto de vista ecológico es una cuestión a tener en cuenta, porque cada temporada navideña se generan toneladas de residuos difíciles de eliminar, sobre todo relativos a productos de uso efímero como papel de regalo, plásticos, cinta adhesiva, lazos de decoración, cintas…

Desde 4eco queremos daros algunas ideas de cómo envolver los regalos de manera ecológica y hemos puesto a punto unos trucos para hacer un packaging sostenible esta Navidad: 

 

Cajas y bolsas son muy bonitas, sobre todo si las decoramos de forma img_7338personalizada con purpurina y lacitos. A la hora de elegirlas preferimos que sean de papel kraft ya que es un material que no se somete a proceso de blanqueamiento (hay que recordar que gran parte del papel hoy en día se sigue blanqueando con cloro a través de procesos muy contaminantes). Además los envoltorios de papel kraft le dan al regalo un aspecto muy autentico y se pueden personalizar de mil formas.

 

 

 

img_7316Si tenemos que rellenar el paquete para dar forma al regalo, como por ejemplo estos neceseres hechos a mano, nos decantamos por virutas de papel kraft, por la misma razón que comentábamos antes, o mejor todavía, por tiras de periódico: así le daremos nuevo uso a un objeto que en condiciones normales ¡sólo dura un día!

Evitaremos el plástico en todas sus formas: virutas de plástico, celofán, papel de burbujas… A no ser que encontremos sus correspondientes versiones ecológicas, como el papel de burbujas procedente de plástico reciclado o las “chips” de embalaje de almidón de maíz.

Dando un paseo por la naturaleza podremos encontrar mucho elementos reutilizables, como hojas y piñas, que decorarán nuestras cajas y paquetes añadiendo un toque rustico y natural.

 

¿Y si el envoltorio fuera en sí un regalo? Si vamos a regalar unfullsizerendera pastilla de jabón podríamos meterla en una cajita de madera (mejor si procedente de bosques sostenibles) y si regalamos perfumes y cosmética podríamos elegir también uno de estos neceseres hechos a mano con recortes de tela de varios colores… ¡Doble sorpresa y doble ilusión para la persona que lo va a recibir!

Esperamos que con estas ideas de ecopackaging haberos inspirado para hacer unas navidades más sostenibles. Y vosotros ¿qué otros elementos reutilizáis para envolver vuestros regalos navideños?

Un saludo y ¡hasta hasta pronto!

#somos4eco