LIMPIEZA DE COCINAS. ¿POR QUÉ UTILIZAR PRODUCTOS ESPECÍFICOS?

Que nuestra cocina sea siempre limpia y en orden es sin duda un tema que nos interesa a todos: es el lugar donde apoyamos y manipulamos comida, por lo tanto, es necesario que estas superficies se encuentren siempre en condiciones de limpieza e higiene óptimas.

Para alcanzar este objetivo tenemos tres poderosos aliados que son el friegaplatos, el quitagrasas y el limpiador de vitrocerámica. Muchas veces, hablando con los clientes en la tienda, observamos que en su casa cado uno utiliza estos productos un poco como le parece: no es infrecuente que alguien limpie la vitro con el detergente para platos, o algún plato especialmente incrustado con el quitagrasas…esto no es incorrecto, por supuesto, es parte de nuestra rutina diaria y está claro que cada uno en casa puede, y debe, utilizar lo que mejor le funcione. Lo que los tres productos tienen en común es que son capaces de arrastrar y eliminar suciedad…, pero vamos a ver más de cerca las características individuales de estos buenos amigos nuestros 😉

    • El friegaplatos, como es sabido, es un lavavajillas manual. Su función es eliminar la grasa y además, gracias a sus especiales componentes que facilitan el escurrido, permite un acabado final con brillo.

 

    • El quitagrasas, tal como su nombre indica, es un producto que sirve para eliminar la grasa; permite realizar una limpieza más profunda para eliminar la grasa incrustada o suciedad de cualquier superficie. Una cosa importante a tener en cuenta, es que se puede utilizar sobre superficies de aluminio.

 

  • El limpiador de vitrocerámicas hace la misma función que el quitagrasas, pero, debido a su formulación específica, está especialmente enfocado a la limpieza de placas de vitrocerámica. Pero eso sí, hay que tener en cuenta que no se puede utilizar sobre objetos ni superficies de aluminio.

CREMAS SOLARES ¿FILTROS FÍSICOS O QUÍMICOS?

Aunque se recomienda su uso durante todo el año, para proteger por lo menos la piel del rostro y de las manos de la radiación solar, realmente es en verano cuando todos pensamos en comprar cremas solares, sobre todo para protegernos a orillas del mar.

En el mercado hay centenares de productos, marcas y formulaciones distintas que prometen la máxima cobertura, siendo ya todos muy conscientes que no se puede exponerse al sol tan a la ligera. Lo que en cambio pocos conocen es que cremas distintas pueden proporcionar distintos tipos de filtros: más en detalle podemos diferenciar entre filtros químicos y físicos.

Los filtros químicos, como su nombre indica, actúan con la radiación solar convirtiéndola en inocua. Los componentes que realizan esta función en algunos casos pueden dar alergias, debido a la absorción cutánea de los mismos; además no hay que olvidar que esas reacciones químicas, necesarias para convertir la radiación solar en algo inofensivo, están teniendo lugar en la propia piel.

En cambio los filtros físicos actúan como una verdadera “pantalla” frente al sol.

En el mercado hay gran cantidad de foto protectores, unos físicos, otros químicos, incluso otros mixtos. La gran mayoría son químicos, porqué los físicos suelen ser de texturas mas espesas y de color blancuzco, lo cual se considera menos estético y menos confortable a la hora de darse la crema. Sin entrar en valoraciones personales, vamos a hacer entonces un pequeño resumen de las características de cada tipología, para que cada uno sepa que filtro elegir.

  • Filtros químicos: tienen texturas más agradables, se absorben más rápida y fácilmente y una vez extendidos en la piel no dejan restos visibles; sin embargo, los componentes que actúan en contra de la radiación solar a veces pueden dar alergias.
  • Filtros físicos: de textura más espesa, cuesta más extenderlos y si no se hace con cuidado dejan unos característicos rastros blanquecinos en la piel que no se consideran para nada “estéticos”; por otro lado, sin dudas son los más recomendados para menores de 3 años, ya que no dan alergias, y no se absorben por vía cutánea.

Sea la que sea la composición de tu crema solar favorita (con filtros químicos, físicos o mixtos) no dejes de darte crema antes de exponerte al sol y no olvides de darla también a los más pequeños de casa, volviendo a darla según establecido las indicaciones del fabricante 😉

 

 

¿CÓMO PERFUMAR NUESTROS ARMARIOS?

 

Con la llegada del verano es frecuente abrir los armarios de las casas del pueblo, o nuestros armarios de cambio de temporada en casa, y encontrarse con ropa que ya no huele tan bien como desearíamos, lo cual al final nos obliga a volver a lavarla y perfumarla.

Antes de todo hay que decir que si la causa del mal olor es la humedad, hay que entender cómo se produce e intentar eliminarla; y acto seguido, podremos empezar a pensar como perfumar permanentemente el interior de nuestros armario.

En principio, si no hay problemas como la humedad, elegir el sistema b+f de por sí es una garantía de que la ropa olerá bien incluso muchos días después del lavado (y muchos meses después de si conservamos nuestras prendas el bolsas cerradas al vacío: para saber más sobre permanencia de los olores, lee nuestro post). Si en cambio, necesitamos un extra de perfume, existen varias propuestas en el mercado, que vamos a comentar a continuación para saber cuál es el más adecuado a nuestras necesidades:

En primer lugar solemos recomendar a nuestros clientes vaporizar directamente en el armario una pequeña cantidad de ambientador spray 4eco, que presenta dos ventajas: su formulación compatible con los tejidos no mancha ni estropea la ropa; además, todos nuestros ambientadores spray están conjuntados con los aromas de la línea base más perfume, así que son el producto más adecuado para reforzar el aroma que ya estamos utilizando en el detergente y en el suavizante (recordad que mezclar olores al azar puede conllevar anularlos).

Para los amantes de las soluciones caseras y de las manualidades hay muchas propuestas interesantes para realizar y decorar bolsitas de lino o tul (reutilizadas o hechas a mano) y para rellenarla con un sinfín de aromas:

  • Flores procedentes del campo o de nuestro jardín, la como lavanda y el jazmín;
  • Plantas aromáticas como el romero o la canela
  • Pieles de cítricos como el limón, la naranja y el pomelo
  • Pastilla de jabón rallada gruesa (para que no se escape de la bolsita)

Para finalizar una clienta de una de nuestras tiendas nos ha contado un truco que según ella es baratísimo y rapidísimo para perfumar el interior de sus armarios.

  • Corta un rectángulo de una tela de algodón limpia, por ejemplo, una vieja sabana o una camisa ya estropeada que debería tirar; basta que sea, por ejemplo, de 5 cmx20, y le hace un pequeño agujero en el medio;
  • la introduce dentro de la botella de ambientador en spray 4eco, de manera que la tela resulta bien empapada de líquido;
  • cuelga la tela haciendo pasar el gancho de una percha a través del agujero y pone la percha en el armario;
  • ¡Listo! El armario es perfumado sin gastar un euro de mas, y con la seguridad de no estropear ni manchar la ropa.

 

100% TURISTA SOSTENIBLE

Los viajes que realizaremos este verano aprovechando nuestros días de vacaciones serán una manera estupenda de abrir nuestra mente y una potente herramienta de desarrollo personal. Para que así sea, tenemos que huir del modelo de turismo que tristemente es cada vez más presente en los medios de comunicación, y que se basa en la explotación indiscriminada de los recursos locales y que acaba con el agotamiento de la paciencia de los lugareños, para dirigirnos a otras formas de turismo más beneficiosas tanto para residentes como para los visitantes.

Si ya practicamos la sostenibilidad escrupulosamente durante todo el año, poniendo mucho cuidado en qué, cómo y dónde consumimos, no hay razón para dejarla guardada en un cajón hasta la vuelta de las vacaciones; al revés, tenemos que llevarla con nosotros adonde sea que vayamos: es el llamado turismo sostenible o sustentable.

En pocas palabras, se trata de no centrarse sólo en el disfrute personal del turista para tener también plenamente en cuenta las consecuencias futuras (económicas, sociales y medioambientales) del turismo, con el fin de garantizar su sostenibilidad a largo plazo. Como muchas veces pasa, un aspecto no se puede desvincular de otro, sino que todo está conectado: por lo tanto el verdadero turista sostenible no sólo es respetuoso con el medio ambiente sino que también con los valores sociales y culturales de la comunidad a la que visita.

Se ha escrito mucho sobre el turismo sostenible y los aspectos a tener en cuenta son múltiples. Por esta razón hemos resumido, a modo de pequeños consejos, los tres aspectos generales que no permitirán convertirnos en unos turistas 100% sostenibles.

  • Aunque incluidos en el precio de nuestra tarifa de hotel o alojamiento, los recursos energéticos como agua y electricidad no pueden ser derrochados: hay que utilizarlos con la misma moderación que aplicamos en nuestra propia casa.
  • Hay que procurar generar la mínima cantidad de residuos, deshacerse de ellos de la forma adecuada (aplicando las 4R de la ecología, es decir rechazando el sobreenvasado, reutilizando lo que se puede, reciclando correctamente y repitiendo incansablemente!) y causar el menor impacto posible tanto en ciudades como en ecosistemas más delicados: que nuestra presencia casi no se note.
  • A la hora de comprar regalos o souvenirs, procurar que sean expresión de la cultura local: de este modo apoyaremos la artesanía el comercio local y evitaremos traer a nuestros familiares y amigos productos masificados. Imprescindible rehusar si nos ofrecen adquirir flora y fauna protegida y productos derivados de ellas, y no sustraer partes de bienes considerados patrimonio cultural o natural.

Y ahora…¡a disfrutar del verano!

QUÉ ES Y COMO SE UTILIZA UN SUAVIZANTE

Todos sabemos que es un suavizante para la ropa, pero conocemos de verdad sus características, y, sobre todo, sabemos utilizarlo de la forma correcta? En este post intentaremos contestar estas y otras preguntas sobre este producto.

Empezamos con definir que es un suavizante: es un producto (generalmente en forma líquida, pero existe también en forma de cristales o de toallitas perfumadas) que se añade a la lavadora y cuyos tensioactivos se adhieren a las fibras del tejido, proporcionándole distintas propiedades. Como bien dice su nombre, el suavizante proporciona en primer lugar suavidad, pero también volumen, esponjosidad y propiedades antiestáticas que hacen que las prendas sean más fáciles de planchar y ayudan a reducir la aparición de arrugas.. Por último, pero no menos importante, los suavizantes aportan a la ropa una fragancia.

Cada día escuchamos varias teorías sobre los suavizantes: que atascan la lavadora, que manchan o estropean la ropa, que la secadora elimina (o según otros, potencia) el aroma, que no son ecológicos, que provocan alergias…intentaremos, a través de este post aclarar que es verdadero y que es falso de las creencias sobre suavizantes.

¿El suavizante mancha la ropa? FALSO

Muchas veces el problema no está en el producto en sí, sino que en la forma que tenemos de utilizarlo. Los suavizantes son productos muy concentrados, lo cual significa que si nos pasamos con las cantidades pueden aparecer manchas en la ropa: el problema en este caso no está en el producto en sí, sino que en el hecho que nos equivocamos al dosificarlo. En todo caso, que no cunda el pánico: basta volver a lavar la ropa y las manchas desaparecerán, esto sí, al precio de un gasto doble de agua, energía y tiempo. Recomendación: sigue siempre las indicaciones del fabricante a la hora de dosificar el suavizante.

¿El suavizante estropea la ropa? FALSO

No hay estudios que demuestren que el uso del suavizante influya significativamente sobre la vida útil de la prenda. Lo que sí es verdad es que hay algunas prendas, como la ropa deportiva o la microfibra, que no admiten suavizante: en este caso siempre habrá que leer los consejos de lavado antes de echar la ropa a lavar. Excepto casos concretos entonces, el suavizante no daña los tejidos.

El suavizante no debe estar en contacto directo con la ropa. FALSO

Una vez más, si está correctamente formulado y si no ha sufrido modificaciones debido a unas condiciones de conservación incorrectas el suavizante no dañará la ropa ni siquiera si lo pones en contacto directo con la prenda. ¿Cómo lo sabemos? Basta con hacer una prueba en casa.

¿El suavizante puede dar alergias? Sí

Según se puede leer en la pagina de la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) no se han encontrado problemas dermatológicos asociados con los suavizantes en los estudios realizados. Sin embargo, una época en la que se han desarrollado alergias de todo tipo y a todo tipo de productos, elementos o conjunto de factores no es de extrañar que haya gente a la que el suavizante puede ocasionar molestias más o menos intensas y más o menos pasajeras en la piel. Esto se debe a algunos elementos contenidos en su formulación, como por ejemplo el perfume o el conservante: componentes ampliamente utilizados en la industria de los productos de limpieza, permitidos por ley y ampliamente tolerados por la mayoría de la población pueden dar problemas a una pequeña franja de la población. En todo caso, los fabricantes están obligados a declarar todos los componentes de un producto en el etiquetado, por prevención, cuando estén presentes en cierta cantidad, así que basta con evitar el elemento o los elementos que son causa de las molestias.

¿El suavizante es ecológico? DEPENDE

No existe acuerdo sobre las variables que definen lo que es ecológico y lo que no lo es, por lo tanto, a la hora de realizar nuestra propia valoración de un producto tenemos que desarrollar un criterio que nos guie.

Si tenemos en cuenta la composición, hay tantas como productos hay en el mercado: así que a la hora de valorar si el suavizante es un producto ecológico, tendremos que valorar caso por caso.

Otro aspecto muy importante es relativo a los desechos de plástico que generamos cada vez que compramos un producto envasado. En este caso podríamos comprar suavizante sin cargo de conciencia acudiendo a una tienda 4eco, donde nos rellenarán el mismo envase una vez tras otra.

¿El suavizante atasca la lavadora? FALSO

Un producto cuya densidad es muy parecida a la del agua, en principio no atasca la lavadora de manera tan sencilla. Está claro que tiene unos componentes que con el tiempo pueden llegar a acumularse transmitiendo una sensación de suciedad, pero esto, tiene más relación con el usuario, que es el responsable de llevar a cabo el correcto mantenimiento de su lavadora.

La secadora es incompatible con el suavizante o la secadora elimina el olor del suavizante. FALSO

Al revés: algunos estudios independientes han comprobado que la secadora potencia el suavizante.